Potencias fugaces.

Lo misma que sentí al tomar entre mis manos la maquina con la que afeitaría mi cabeza, recorrió mi cuerpo al preparar la ampolla con 250mg de testosterona que penetraría mi pierna. Así me vi dominado por el impulso, en medio de la oda a Eros que entonaban mi respiración y los latidos de aquel músculo bombeador que nos mantiene vivos.

A una redonda, la jeringa mutó a falo y las potencias se elevaron aún sin haber asimilado la dosis. Así me vi amplificando el poder de la testosterona con el poder de la autosugestión. Autosugestión también palpable y muy presente en el concepto de género y en su estructura binaria. Esa misma sugestión que algún otro utilizó para concentrar el poder solo en una parte de la sociedad y que se ha asentado gracias a esa auto complacencia y auto enunciación de privilegios.

 

nicobigotin-transgarte
Escultura por @NicoBigotin

Así, entre el ensayo y el error, entre unos y otros dispositivos, he ido elevando las particularidades de mi cuerpo. Como escribe Spinoza en la parte tercera de su Ética demostrada según el orden geométrico “El cuerpo humano puede ser afectado de muchas maneras, por las que su potencia de obrar aumenta o disminuye”.

He notado que aumentan, mientras recorro eso que me había sido negado y disminuyen cuando me someto a eso que me había sido impuesto. Sin embargo, sigo sin comprender hasta dónde es la auto enunciación de privilegios la que eleva las potencias; es decir tomar, poseer y dominar lo que fue negado.

No sé si me elevo sobre lo que fui tan solo por el hecho de apoderarme de mi mismo y, por lo menos por ese instante, dominarme y malear lo que otros intentaban hacer de mí o si me elevo porque me sé fuerte en resistencia, al arrebatarle al otro el poder de enunciarme y ejercer sobre mi cuerpo un poder ilegitimo.

Como dijo Kaplun en su discurso, hay tecnologías que abren y otras que cierran. Sin duda, hay dispositivos que expanden el apetito. Entendiendo apetito como la pulsión de desear algo sin ser consciente de ello.IMG_0649

Quizá por ello, a veces se siente como si todo se imprimiera primero como una pulsión. Un apetito de algo que aún no se es consciente de estar deseando. Como un moverse en el mundo en una especie de constante ensayo-error. Donde el cuerpo y el lenguaje son plásticos; perfectamente moldeables. Donde se van desencajando piezas y asentando otras que me son más propias, como si evocaran; como reminiscencias.

Como si tantear la existencia fuese como intentar retener el viento entre las manos y acariciar la lava que mantiene el universo en movimiento. Como si tirarse al abismo fuese otra forma de empezar de nuevo. Como si devenir arcilla fuese la posibilidad de ir nombrando, sintiendo y sentenciando la eternidad en la fuga y en el ir siendo.

Escrito por: @NicoBigotin

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s